image

TAL DÍA COMO HOY, HACE 93 AÑOS

Tal día como hoy, pero hace 93 años, Franz Kafka escribía en su diario:

La conversación de la cena sobre asesinos y ejecuciones. En el pecho que respira con calma, todo temor es desconocido. Se desconoce la diferencia entre un asesinato consumado y uno planeado.

Leer los diarios de Kafka es una de las experiencias más extrañas e interesantes que puede regalarnos la vida. Acercar al lector la existencia de uno de esos autores que cambiaron nuestra forma de ver la realidad tal y como la vemos hoy, es una suerte, una especie de milagro.

Sin embargo, nunca descubrimos a una persona ordinaria en el relato de su día a día. Kafka era un genio incluso en lo más profundo de su intimidad, cuando nadie tenía por qué leerle. Era un ser extraordinario hacia sí mismo, no hacia los demás.

Tal vez la clave para hacernos grandes sea empezar por dentro, por nosotros, y no por la apariencia. Volviendo a la idea que tratábamos hace unas semanas, lo que importa es ser honestos, por lo pronto con nosotros mismos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *