PLANETARY, a través del laberinto pop.

Un hombre contempla su apestoso café en una cafetería en medio de la nada. Viste un traje que otrora fulgiese un blanco cegador. Su rostro raspado por el paso del tiempo se mantiene impasible, sus ojos se reflejan en el ya citado “apestoso café” (tú no lo sabes, pero él imagina que este café está condimentado con orina del chucho de la camarera), su mirada reflejada le deja atrapado en sus pensamientos como en aquella película de un taxista neoyorquino. Esta paz queda perturbada por la entrada de una mujer que parece salida de una película de Alber Pyun. Su cometido es sencillo: desbloquear los recuerdos de nuestro protagonista, Elijah Snow, uno de los hombres del siglo XX. Elijah se encuentra encerrado en el simulacro. Este viaje servirá para romperlo, al igual que la obra de la que hablamos: Planetary.

17125216_1400726293301869_147284069_n

A modo de artefacto (¿no habéis leído Homo Tenuis de Jota Pérez?) Planetary nos plantea un mapa de la cultura popular del siglo XX que nos ayuda a entender el mundo de hoy )al menos en el plano del nivel cultural). En esta era de la información en la que estamos sumergidos, cuesta separarse de las opiniones  de tus amigos y conocidos seleccionados algorítmicamente, y a su vez parece indivisible en este estofado informativo las opiniones de estos grandes gurús y pseudopáginas informativas. Cuidado con diferir de lo establecido, puede que no te guste el sobredimensionamiento de ciertos productos culturales (que es lo que nos mola a nosotros). Mejor cállate porque probablemente seas un Játer o un p… snob cultural. No nos pongamos tan críticos y pasemos a hablar de la obra que tenemos a bien de presentar hoy en el blog de Pezsapo.

17101340_1400729456634886_405918696_o

Planetary es una serie de cómic comprendida en 27 números y 3 números especiales a modo de crossover. La publicación se dilató excesivamente entre 1998 y 2009 ya que la agenda de los dos autores de la obra impidió la publicación regular de esta. A los guiones se encuentra nuestro venerado Warren Ellis, conocido principalmente por sus cómics y novelas gráficas como por ejemplo: Transmetropolitan, Global Frequency, The Authority, Injection, Trees, el volumen tercero de Moon Knight o Nextwave; en su interesante bibliografía encontramos unas cuantas novelas como Camino tortuoso y Ritual de muerte (ambas saldadas en la actualidad) y guiones para series de televisión y videojuegos como Dead Space. A los lápices tenemos a John Cassaday que aunque no sea un dibujante prolífico demuestra gran calidad a los dibujos y de hecho Planetary probablemente sea su obra más redonda.

17101778_1400728273301671_1041178882_n

Como hemos mencionado al principio del artículo, la obra funciona como un puzzle cultural de la historia popular del siglo XX, por lo que la referencialidad de esta obra resulta abrumadora, tanto que podríamos escribir un artículo por cada número analizando estas referencias. Como es de esperar, la gracia de esta serie no reside únicamente en el juego referencial, sino en la propia construcción de la historia. La mente de nuestro protagonista ha sido borrada, el camino es la recuperación de esa memoria. Warren Ellis juega magistralmente con este sistema, ya que el modo de estructuración de la obra se construye de forma fractal, lo que quiere decir que cada número funciona como un compartimento borrado de la memoria de Elijah Snow. Puede que el lector se pierda en este desorden cronológico, pero le aseguramos que al final todo queda perfectamente atado. Elijah Snow (ha vivido cien años y tiene habilidades de congelación) es acompañado por sus dos compañeros: Jakita Wagner (mujer dotada con poderes sobrehumanos como la superfuerza) y El Batería (extraño personaje que puede comunicarse con las máquinas y las redes de información, internet hecho carne) de la agencia Planetary, que se encarga de rescatar arqueológicamente toda la historia oculta de la humanidad. En contraposición tenemos a Los Cuatro, un trasunto maligno de la primera familia creada por Stan Lee en aquellos lejanos años 60. Los Cuatro también están interesados en la historia oculta de la tierra pero no precisamente para salvaguardarla.

17094087_1400729103301588_2141691531_n

Para ir terminando el artículo nos ponemos el sombrero de articulista postmoderno y citaremos brevemente todas las referencias encontradas en la obra, quien sabe, tal vez nuestra jefa en Pezsapo quiera un artículo de cada número de Planetary… Bueno ahí va: los personajes de las revistas pulp antecedentes del superhéroe moderno (Doc savage, Tarzán, La Sombra, Fu-Manchú, etc), La Liga de la Justicia, las películas de Kaijus, el cine criminal hongkonés, los 4 fantásticos, los cómics Vertigo de los 80 (Hellblazer, La cosa del pantano, Sandman…) y el nuevo cómic independiente (Transmetropolitan), los experimentos secretos del área 51 y todas las películas serie b de terror y ciencia ficción de los 50 y 60 norteamericanas, Matrix, James Bond, Nick Furia, La liga de los hombres extraordinarios y la literatura extraña del siglo XIX, Thor, la canción del camino y el poema épico aborigen australiano, las películas de Kung-Fu, los reptilianos, Galactus, la magia, los viajes de LSD, Batman, los mitos de Cthulhu y todos aquellos que se me hayan escapado.

17124419_1400726836635148_2035435015_n

Esperamos que desde este humilde artículo hayamos podido despertar la curiosidad de alguno de vosotros, pensad diferente y recordad…

Es un mundo extraño. Mantengámoslo así.

Duvid.

Graduado en Literatura general y comparada.

Amante de lo grotesco, lo cutre y lo genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation